Saltar al contenido

¿Cuáles son las dimensiones de una tarjeta de crédito y por qué?

abril 15, 2021

En general, las tarjetas de crédito comparten las mismas medidas. En resumen, se supone que una tarjeta de crédito tiene 3,37 pulgadas de ancho, lo que se traduce en 85,6 mm en el sistema métrico. Mientras tanto, se supone que una tarjeta de crédito tiene 2,125 pulgadas de altura, lo que se traduce en 53,98 mm en el sistema métrico. Esto es algo que sigue siendo cierto incluso cuando las personas obtienen tarjetas de crédito en otros países porque no es un estándar de EE. UU. Sino más bien un estándar internacional.

¿Por qué las tarjetas de crédito comparten las mismas dimensiones?

Algunas personas pueden sentir curiosidad por saber por qué las tarjetas de crédito comparten las mismas medidas. Si es así, la respuesta es pura conveniencia. En pocas palabras, hacer que las tarjetas de crédito compartan las mismas medidas hace que sea mucho más fácil para las entidades relevantes interactuar con ellas. Por ejemplo, tener tarjetas de crédito que comparten las mismas medidas significa que las empresas pueden usar un solo lector de tarjetas que pueda adaptarse a las medidas estándar en lugar de tener que tener lectores de tarjetas que puedan adaptarse a la gama completa de medidas que se pueden encontrar allí. Asimismo, el hecho de que las tarjetas de crédito compartan las mismas medidas significa que a los consumidores les resulta mucho más fácil encontrar una billetera que pueda usar para almacenar cada una de sus tarjetas de crédito. En resumen, si bien la estandarización de las medidas de las tarjetas de crédito puede parecer trivial, puede tener consecuencias de gran alcance que son más que suficientes para convertirlo en un problema grave.

Dicho esto, debe mencionarse que si bien las tarjetas de crédito tienen medidas estandarizadas, esa es una declaración algo incompleta de la situación real. En cambio, una mejor declaración sería que las tarjetas de identificación tienen medidas estandarizadas, aunque es interesante notar que existen algunas variaciones estandarizadas que sirven para otros propósitos. Por ejemplo, hay un conjunto de medidas más grande que es útil para las tarjetas de identificación que deben verse. Del mismo modo, hay un conjunto más pequeño de medidas que es útil para servir como tarjetas clave y tarjetas de valor almacenado.

¿Quién decidió que las tarjetas de crédito deberían compartir las mismas dimensiones?

En cuanto a cómo llegó a ser la estandarización de las tarjetas de crédito, así como otras tarjetas de identificación, bueno, basta decir que su naturaleza internacional significa que no debería sorprendernos saber que sucedió gracias a la cooperación internacional. En resumen, una serie de organizaciones internacionales se establecieron a raíz de la Segunda Guerra Mundial, siendo un excelente ejemplo la Organización Internacional de Normalización. Inicialmente, la Organización Internacional de Normalización no tenía más que un número limitado de países miembros, pero en las décadas transcurridas desde su fundación, ha tenido mucho tiempo para crecer, razón por la cual ahora cuenta con 162 países miembros. Por supuesto, algunos de esos países miembros no son elegibles para votar sobre los estándares propuestos, pero, no obstante, son parte de la organización que es responsable de los estándares no solo para las tarjetas de identificación, sino también para una amplia gama de otros asuntos.

Por supuesto, no debería sorprendernos saber que la Organización Internacional de Normalización no tiene exactamente precedentes en su naturaleza. Ciertamente, es la primera organización de su tipo que tiene tanto éxito, pero ha habido muchas organizaciones antes que intentaron estandarizar varios asuntos por las mismas razones. Por ejemplo, las personas interesadas en ese tipo de cosas pueden encontrar una buena cantidad de información sobre los gobiernos de varios países que estandarizan todo, desde los estándares de medición hasta las mediciones de las vías del tren a lo largo de su historia, lo cual fue necesario para la en aras de la eficacia y la eficiencia.

Después de todo, imagine el horrendo inconveniente de un mundo en el que los productos en los mismos estantes podrían medirse en diferentes unidades de medida, que incluso podrían recibir los mismos nombres que las unidades de medida con las que los consumidores están más familiarizados. Del mismo modo, imagine los mayores desafíos de operar un sistema ferroviario que ha sido improvisado a partir de un ridículo mosaico de diferentes medidas, particularmente cuando un tren tendría que cruzar de una sección a otra. En resumen, la estandarización es una tarea muy crítica para garantizar el buen funcionamiento de la sociedad, por lo que la Organización Internacional de Normalización existe con el propósito de ayudar a diferentes países de todo el mundo a elaborar estándares que sean aceptables para todos los votantes. países miembros.